El Centro Bajo, representante del Cuerpo Orgánico

El Centro Bajo, representante del Cuerpo Orgánico

El CENTRO BAJO es el representante del CUERPO ORGÁNICO. Comprende el conjunto de órganos destinados al mantenimiento de la vida, y todas las funciones relacionadas con la conservación/preservación de la vida, funciones (coordinadas por el sistema nervioso neurovegetativo, el “simpático”) que son automáticas, involuntarias e inconscientes.

El sistema locomotor, los huesos, músculos, articulaciones y la piel no forman parte del Cuerpo Orgánico, porque no cumplen ninguna función directa para el mantenimiento de la vida, están preparados sólo para el movimiento.

Es el funcionamiento del cuerpo como una máquina inteligente. Cada parte del organismo “sabe” perfectamente lo que tiene que hacer: el corazón bombear sangre, los riñones depurarla…

ABARCA: toda la parte posterior de las piernas (con los isquiotibiales y gemelos como los músculos más importantes), los glúteos y la planta de los pies (que nos comunican con la Tierra, por donde entra la energía necesaria para nuestra vida). Con los pies nos afirmamos sobre el suelo y dependiendo de cómo sea este apoyo en el suelo, así estaremos colocados frente al mundo que nos rodea. Al trabajar el Centro Bajo generamos calor y vigor a través de nuestros pies y piernas, que nos conduce a generar confianza y capacidad para enfrentar la vida y afirmarnos sobre la tierra.

QUÉ OBTENEMOS: Un buen movimiento de este centro anula el cansancio, el miedo y la inseguridad, logramos resistencia física y respiratoria y quedamos mejor preparados para enfrentar la vida.

ACORAZAMIENTO: un C. BAJO acorazado produce egoísmo, competencia, deseo de apropiarse de lo de los demás, deseo de pelear con los otros sólo para probar la propia fuerza.

Todos los centros necesitan también de un buen apoyo en la tierra a través del C.BAJO, para poder estar conectados con la realidad, con el dinero que necesitamos para vivir, con las posesiones, con el enfrentamiento con los que atentan contra nuestra integridad personal.

COMPARTIR:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone